Imprimir

Mejora la resiliencia familiar y autoprotección...

Publicado el por

Mejora la resiliencia familiar y autoprotección ante grandes emergencias

Mejora la resiliencia familiar y autoprotección ante grandes emergencias

 

  Las personas y las colectividades estamos expuestos a numerosas situaciones traumáticas que amenazan la vida, la salud, el bienestar individual y el desarrollo social, y en ocasiones las amenazas y necesidades son superiores a la capacidad individual de afrontamiento y requieren de medios extraordinarios (Olabegoya, 2006) Los riesgos de catástrofes, los desastres, sean de origen natural u originados por personas son principalmente sucesos sociales en cuanto que implican a las personas como agravantes de sus causas y de sus consecuencias (Páez, Fernández y Martín, 2001; San Juan, 2001), y se distribuyen de forma desigual según zonas geográficas y según distintos niveles de desarrollo social, pero en todas partes hay una mayor sensibilidad por los daños materiales y humanos de las catástrofes, junto con la preocupación y la demanda de mayores niveles de seguridad y protección de las personas y de sus condiciones de vida.

Índice:

¿Qué es la resiliencia?

Antecedentes históricos.

La resiliencia urbana.

La resiliencia y la gestión del riesgo.

Gestión del riesgo.

Proyectos internacionales sobre resiliencia.

¿Qué es la resiliencia?

  El término resiliencia procede del latín, de resilio (re salio), que significa volver a saltar, rebotar, reanimarse. La resiliencia es la capacidad de un individuo o de un ecosistema para afrontar con éxito una situación desfavorable o de riesgo, y para recuperarse, adaptarse a la nueva situación y desarrollarse positivamente ante las circunstancias adversas. El término resiliencia es probablemente uno de los que más crecido en las últimas décadas. Google identifica 9.560.000 resultados con la palabra “resiliencia” con “resiliencia comunitaria” 1.130.000 resultados y más de 111.000.000 resultados se obtienen a partir de “community resilience” datos de búsqueda fecha 24 marzo 2020.   Se utiliza en la ingeniería civil y en la metalurgia para calcular la apacidadde un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando hacesado la perturbación a la que había estado sometido.

Antecedentes históricos.

  El interés por identificar y conocer las reacciones psicológicas y las consecuencias de sufrir una emergencia o catástrofe, motivaron estudios empíricos ya a lo largo del siglo XX.

  Los conflictos bélicos de las dos Guerras Mundiales, fueron de los primeros eventos sobre los que se realizaron; estudios que reflejaron la aparición del trauma paralizante, psicosis reactiva y lo que entonces se denominó neurosis de guerra. Son estudios que resaltan la gran vulnerabilidad psicológica que provoca psicopatologías duraderas, por lo que podríamos entender que postularon una Teoría Psicologista.

  Pero a lo largo de la década de los años 60, se fundó el centro de investigación de desastres en la Universidad de Delaware en EEUU y se empezaron a realizar estudios sistemáticos con población civil que se encontraba en situaciones de catástrofes no bélicas, sino de origen natural o por accidente o incendios urbanos. Estas investigaciones resaltaron los sentimientos colectivos de ayuda mutua en las comunidades afectadas, la capacidad de respuesta y la capacidad de auto organización en su afán de recuperación, es decir, enfatizaron que la lucha por la supervivencia saca lo mejor del ser humano. Este enfoque pone todo el peso en las variables sociológicas minimizando las consecuencias psicológicas. Podríamos identificar, por tanto, una Teoría Sociologista.

“mejora efectiva de la resiliencia y autoprotección ciudadana” ante grandes emergencias tipo HILF. 

La resiliencia urbana.

  Desde terremotos hasta inundaciones, desde la inmigración rápida hasta los ataques cibernéticos, todas las ciudades se enfrentan a una serie de conmociones y tensiones, naturales o de origen humano. Hoy, las ciudades y los habitantes de la ciudad se enfrentan a desafíos adicionales y amplificados como resultado de la rápida urbanización, el cambio climático y la inestabilidad política, entre otros.

Gestión del riesgo.

  El riesgo cero no existe, siempre estaremos expuestos a algún riesgo, pero podemos minimizar sus efectos poniendo en marcha una serie de medidas fáciles de implementar que puedan ayudar a las personas que se encuentran en situación de riesgo a tomar decisiones adecuadas para protegerse.

ANTES de la situación de emergencia o catástrofe: Anticipación y prevención.

DURANTE la situación de emergencia.

DESPUÉS de la emergencia.

Proyectos sobre resiliencia

City Resilience Profiling Programme

  Es un programa de perfiles de ciudades resilientes de la organización ONU-Hábitat que trabaja principalmente para minimizar los efectos de las catástrofes naturales en entornos urbanos y así facilitar la adecuación de las ciudades para que puedan asimilar con el menor impacto posible este tipo de fenómenos (ver información relacionada).

Flood-up

  El proyecto Flood-up tiene como objetivo promover el conocimiento y la participación ciudadana respecto a los procesos y consecuencias de las lluvias intensas y las inundaciones. Pretende acercar a la ciudadanía a la meteorología y la hidrología, y también dar herramientas para poder corresponsabilizarse de la mejora de la prevención y resiliencia.

Instituto Español de Resiliencia

 

Fuentes:

La resiliencia como herramienta para afrontar los riesgos 

LA RESILIENCIA COMUNITARIA EN SITUACIONES CATASTRÓFICAS Y DE EMERGENCIA 

EMERGENCIAS Y PSICOLOGÍA. MODELO DE PSICOLOGÍA DE CATÁSTROFES DESDE EL SISTEMA NACIONAL DE PROTECCIÓN CIVIL. 

Comentarios: 0

Solo los usuarios registrados pueden poner comentarios.
Identificarse y añadir comentario Regístrese ahora